Un aperitivo a mediodía, la cervecita tras el trabajo, o algo para tapear. Al aire libre y a pie de calle, no hay mejor lugar que nuestra terraza para desconectar.